Un blog de viajes - Travellerspoint

El desierto mas caro del mundo tal vez?

Una experiencia inolvidable en San Pedro de Atacama, Chile

sunny 15 °C
Ver Latan+Europa+Natal (MCEN) en el mapa de AMLATMDQ.

San Pedro de Atacama, Chile

Luego de madrugar e ir hasta Purmamarca, nos subimos en la ruta al bus que nos llevaría hacia Atacama. En el micro íbamos sólo 5 personas. Muy cómodo, uno de los mejores (estamos en Ecuador y todavía fue el mejor). Creíamos que el viaje duraría como 10 horas y apenas tardó 5/6 horas.
Lo único negativo fue el costo del pasaje, que se vio encarecido en un 20% por ese estúpido impuesto que se nos pone a los Argentinos cada vez que cruzamos NUESTRA frontera. Entiendo que se le cobre a un extranjero por venir a visitar nuestras bellezas; pero que nuestro gobierno nos cobre a nosotros por salir de nuestro país… sin palabras.
Ya avanzado el viaje, y a muchos metros de altura, llegamos a la frontera con Chile. D estaba un poco nervioso, pero finalmente se relajó cuando supo que estaba fuera de Argentina a pesar de su situación electoral.
Seguimos viaje en medio de un paisaje inhóspito, como pocos lugares del mundo, me animaría a decir. Solo a nuestra derecha, nos acompañaba lo que luego nos enteraríamos es el Volcán Licancabur, un símbolo entre los Atacameños, tanto que muchas de sus casas tienen paredones adornados con guardas de forma triangular, que representan la fisonomía del volcán y antiguamente las casas de los indígenas eran construidas mirando al volcán.
En nuestra primera frontera pagamos la novatada, y tuvimos que dejar algunas frutas. Fue una de las aduanas sudamericanas mejor organizadas, y donde más nos revisaron, aunque siempre con respeto.
Atacama es un pequeño pueblo que, aunque en la superficie parece que vive 100% del turismo, luego de hablar con algunos lugareños, nos enteramos que la actividad principal, como en todo Chile, es la minería (sobre todo el litio), que les deja muchísimos millones más que el turismo.
Ya sabíamos que Atacama era carísimo, de lo más caro del viaje. Y no faltó a su fama.
Nos alojamos en el hostel más barato que encontramos; por u$s 38 la habitación doble, solo nos brindaba un baño compartido con 12 personas, una cocina y una heladera al aire libre (bajo un gacebo), otra heladera desenchufada que funcionaba como alacena para guardar vajilla, una mesa de jardín con apenas 2 sillas, y una mesa de ping-pong que era el orgullo de los propietarios. Ah! Y si te querías bañar con agua caliente, vos mismo te tenías que encargar de prenderte el calefón. Ellos decían que no hacía falta el agua caliente, y se bañaban con agua fría. ¿No hacía falta?
¡No saben el frío que hace por la noche en Atacama!
Más allá del hostel, San Pedro de Atacama vale cada centavo.
Las excursiones son caras, pero realmente son alejadas de la ciudad, y las combis están en muy buen estado, y deben sufrir mucho desgaste ya que las rutas no siempre son pavimentadas y poseen muchas pendientes.
El pueblo es bonito, la mayoría de las fachadas están hechas de adobe (en el centro es obligatorio) y la calles de tierra. De cualquier modo, uno no debería ir a Atacama a quedarse en el hotel: Atacama son sus excursiones, sí o sí.
El día que llegamos, pronto nos dirigimos a la calle principal (Caracoles) para conseguir las excursiones. Pensábamos hacer 2, pero como las conseguimos más baratas de lo que teníamos presupuestado, hicimos 3; Valle de la Luna/Valle de la muerte, geysers del Tatio y alquiler de bicicletas.
Algo llamativo de Atacama es que nadie te acepta dólares, sólo pesos chilenos.
Como Atacama es tan caro, decidimos que era el momento para ahorrar en comida. Por lo que después de cambiar dólares para pagar las excursiones, nos hicimos una escapada al almacén, en busca de comida para nuestra estadía de 2 días. La cocina del hostel no ayudaba demasiado, por lo que los fideos con tuco y los sándwiches de atún, mayonesa y tomate se volvieron el clásico del viaje (y comimos fideos 3 comidas de 4).
Al día siguiente, bien temprano, fuimos a alquilar las bicis para armar nuestra propia excursión. Las bicis son unas TREK excelentes y se alquilan por 6 horas (opción que elegimos) o todo el día; la señora que nos las alquiló nos recomendó algunos puntos de interés para visitar.
Salimos de Atacama por un camino de tierra rumbo al Pucará de Quitor, el primero de los destinos recomendados. Llegamos hasta la entrada y sacamos una fotos en los alrededores ya que el ingreso era pago, pero no valía la pena (pudimos espiarlo desde una montaña vecina) ya que no nos sobraba el tiempo con las bicis.
El camino va bordeando un río, que nos empezó a despertar curiosidad.
Y allí fuimos, cruzándolo varias veces, algunas sin mojarnos, y otras… no. Así intentamos ir al túnel, y encontramos un camino alucinante, no de tierra sino casi de piedra, entre montaña y acantilado, muy empinado. A medida que subíamos, los paisajes del valle bajo nosotros se ponían cada vez mejor. Luego de un largo rato de subir caminando (porque era demasiado empinado) llegamos al túnel. Paramos a refrescarnos, y decidimos seguir hasta la cima, que no parecía tan lejana. Pero de ese lado no se veía picada alguna, así que cruzamos el túnel, muy largo, oscuro, solo con una piedra enorme de un derrumbe en su interior (que no permitía el paso de autos) y salimos del otro lado, hacia Calama, a un paisaje desértico, alucinante. Subimos la cuesta, y llegamos a la cima. Era un altiplano perfecto, una llanura de piedras en la cima de una montaña. Había hasta pequeñas construcciones de piedra que indicaban que algunos visitantes ocasionales pasarían las noches allí. La vista era imponente, por lo que aprovechamos a tomar unas fotos.
Y ahora lo divertido, ¡A bajar! preparamos nuestras cámaras, y bajamos en bici, rápido, sin pedalear, sólo frenando, tratar de no morir de cabeza en un bache tamaño Capital Federal en el medio del camino.
¿Lo malo? Subir nos costó muchísimo… ¡Y bajamos en menos de 5 minutos! Pero sin duda, valió la pena, MUY DIVERTIDO. 5 pelados.
Luego fuimos rumbo a la Quebrada del Diablo; no sabíamos en la que nos estábamos metiendo. Entramos como por un mini cañón, por el cual apenas pasaba una bici, y a veces ni siquiera, debíamos bajar a cargarla y pasarla por “ventanas” de piedra. Todo muy seco, paredes de piedra, y pedregullo en el suelo. El camino serpenteaba una y mil veces, y lo bueno es que aunque era el mediodía, las paredes eran tan elevadas que no nos daba el sol, apenas veíamos un poco de cielo celeste sobre nosotros. Nos sentíamos en la película “127 horas”, muy loco. En el camino no había señalización alguna de cuanto faltaba para llegar y el agua empezaba a escasear. Tenemos un video filmado de la travesía que es tan extenso y pesado que no lo podemos subir.
Después de un largo rato de pedalear, y cuando ya nos estábamos empezando a preocupar por el cansancio, el sendero llegó a su fin y dio lugar a un espacio abierto, lleno de pequeños montículos de tierra rodeados de montañas más altas alrededor. De repente, era el mediodía, nos azotaba el sol, casi no teníamos agua, estábamos muy cansados, no teníamos GPS, y ahora el sendero no era inequívoco, y para donde miráramos el paisaje era igual, con lo cual, si nos alejábamos un poco de la entrada del sendero, fácilmente podríamos habernos perdido.
Nadie sabía que estábamos ahí y en al camino sólo nos habíamos cruzado a una par de turistas mayores que no tenían pinta de llegar muy lejos. Nadie nos iba a encontrar en muchos días.
Era el momento de volver. Comimos unas manzanas, y volvimos por donde vinimos. Descubrimos que habíamos estado subiendo, por lo que el camino de regreso fue en bajada y mucho menos desgastante.­­­­
Al volver, cruzamos el río varias veces; ya no nos molestaba mojarnos las zapatillas y las medias, ¡al contrario!
Llegamos a Atacama exhaustos, pero felices.
Es excelente hacer tu propia travesía, y más cuando implica hacer deporte en un paisaje semejante.
En tan sólo 1 hora, comimos, nos bañamos, y salimos para el centro debido a que ya habíamos pagado la excursión del Valle de la Luna.
Esta es la típica excursión del PAMI, todos en una combi, con un guía muy simpático que te habla por micrófono, que recorre 15kms hasta entrar al parque nacional donde se abona un ingreso.
Bajamos de la combi y nos adentramos en un especie de cañón, labrado por el agua, hace miles de años. El paisaje es alucinante; completamente árido y rocoso, aunque el guía nos contó que existen ríos subterráneos.
De vuelta en la camioneta, nos llevan a conocer “las 3 marías”; un fiasco. Es una formación rocosa con tres salientes y es famosa porque un cura que las descubrió dijo que parecían “3 mujeres rezando”. Repito, un fiasco. En nuestra opinión, el cura le daba al vino y no sólo en la misa.
A continuación fuimos a la Duna Mayor. Antiguamente se podía recorrer, caminando por su filo, pero después de un temblor sucedido hace unos años, se prohibió. Cuando el guía te cuenta eso, te decepciona porque estás esperando un poco de acción, pero resulta que podés subir por la duna de al lado y tener una vista espectacular de la cima de la Duna Mayor. Cabe destacar que no es una “simple” duna, sino que está situada en el Valle de la Luna, y desde su cima se pueden observar los diferentes paisajes que presenta el valle. Expectativa: 3 pelados; Realidad: 5 pelados.
Ya caía el sol y subimos a un mirador desde donde se podía apreciar el Valle de la Muerte. El mismo lleva este nombre debido a que no hay ningún tipo de vida en él, por causa de su aridez extrema. Un atardecer muy especial.
De regreso en el hostel, cenamos con nuestras últimas fuerzas y nos fuimos a dormir porque nos pasaban a buscar a las 4am para ir a los Geysers del Tatio.
Esta excursión es más intensa que la anterior; el frío alcanzó los 12 grados bajo cero y ascendimos a los 4600 m.s.n.m. Nos recomendaron llevar mucho abrigo, y así lo hicimos, pero no fue suficiente. Realmente lo subestimamos y le sugeriríamos a cualquiera que vaya que no dude en ponerse todo lo que tenga. Nada es suficiente.
Viajamos en la noche por un camino muy precario, pero en manos de un conductor muy capaz y luego de 2:30hrs llegamos al parque geotérmico.
En esta zona, el magma está más cerca de la superficie ya que la corteza terrestre es más angosta. Esto genera mayor actividad geotérmica, que calienta los ríos subterráneos y va aumentando la presión del agua que se encuentra en cuevas bajo la tierra. En determinado momento, cuando la presión es demasiada, el agua sale disparada hacia la superficie, formando los geysers.
En este parque llegan hasta los 15mts de altura; y hay muchas fumarolas. Algunos geysers son cíclicos, de manera que hacen erupción cada determinado período de tiempo. Lo llamativo es que las erupciones ocurren siempre con la misma periodicidad; nuestro guía nos hizo observar un geyser que entraba en erupción con intervalos de 15 minutos. Cuando llegamos, él nos dijo que lo había visto entrar en erupción hace 13 y que esperáramos 2 minutos más. Efectivamente, erupcionó 2 minutos más tarde; también dijo que se mantendría activo durante 1 minuto, y así fue. Además de ese, vimos uno que erupcionaba durante 15 segundos, para mantenerse otros 40 en reposo. Por reloj.
Conocer los geysers es una experiencia única y se observa un paisaje inimaginable, especialmente, una vez que amanece y se puede apreciar la dimensión del parque. Superó nuestras ya amplias expectativas, 5 pelados.

Por la tarde, fuimos a un bar a gastar nuestros últimos pesos chilenos, mientras hacíamos tiempo hasta el horario de partida del bus.
Como a las 20 partimos hacia Calama, donde tuvimos 1:30 horas de “escala”. Y luego seguimos camino a Arica, la frontera chilena con Perú.
Llegamos de noche, como a las 6 AM, y sin dudar demasiado nos subimos a un taxi rumbo a Tacna, la primera ciudad del lado peruano.

Aquí les dejamos unas fotos, y como ya saben, el resto las pueden ver en:
http://www.facebook.com/media/set/?set=a.363623490403879.1073741833.353492714750290&type=3 (San Pedro de Atacama, Chile)

902753_364..835629034_o.jpg
905417_363..562107191_o.jpg
919895_364..268135340_o.jpg
920711_364..462073030_o.jpg
922198_363..183465545_o.jpg

Publicado por AMLATMDQ 18:20 Publicado en Chile Tagged chile san_pedro_de_atacama valle_de_la_luna valle_de_la_muerte geysers_del_tatio quebrada_del_diablo

CompartirFacebookStumbleUpon

Índice de materias

Añadir el primero comentario

Comments on this blog entry are now closed to non-Travellerspoint members. You can still leave a comment if you are a member of Travellerspoint.

Inicia sesión en Travellerspoint con tu login

( ¿Qué es esto? )

Si usted no es un miembro de Travellerspoint? Regístrate ahora gratis.

Regístrate en Travellerspoint